ÍndiceTodo CrepúsculoLibrosPelículasElencoTwiArtJuegosVariosMúsicaBuscarRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Breaking Dawn versionada en dibujos por Anastasia Mantihora (+18)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Bella Swan
Admin
avatar

Sexo : Femenino
Cantidad de envíos : 38959
Edad : 35
Localización : SpanishForks
Fecha de inscripción : 28/01/2009

MensajeTema: Breaking Dawn versionada en dibujos por Anastasia Mantihora (+18)   Mar 25 Ene 2011, 01:24

**Pinchad encima de los dibujos para agrandarlos.

imagebam.com

“Me las arreglé para llegar a mi meta, la gasolinera. Si yo no hubiera estado funcionando en los vapores, no habría venido a la ciudad en absoluto. Moviéndose como si estuviera en una carrera, tuve la escotilla abierta, la tapa, la tarjeta escaneada y el inyector en el tanque en cuestión de segundos.

- “Eh, señorita”, la voz de un hombre llamado

Me volví, y me gustaría no haberlo hecho. Dos hombres se quedaron al lado de un SUV de lujo con kayaks nueva marca vinculada a la parte superior.

- “Lo siento que te moleste, pero ¿podría decirme qué tipo de coche que está conduciendo?” el alto lo había pedido. – “Um, un Mercedes, ¿verdad?”

- “Sí-dijo el hombre cortésmente mientras su amigo menor puso los ojos en mi respuesta. – “Lo sé, pero me preguntaba, es que … usted está conduciendo un Mercedes Guardian?”. El hombre dijo que el nombre con reverencia.

- “¿Te importa si tomo una foto con él?””

imagebam.com

- “No te pongas nervioso, papá”, me dijo después de un momento de silencio cargado. – “Todo está bien”.

- “Claro que lo es, Bella, Asegurate si esto es tan grande, ¿por qué estás sudando.?”

- “Yo no estoy sudando”, mentí.

- “Estás embarazada”, Charlie explotó. – “¿Estás embarazada, ¿no?”

- “¡No! Por supuesto que no!”

Yo había dicho a Edward que la gente inmediatamente podría saltar a esta conclusión. ¿Qué otra razón posible sería sana la gente tiene para casarse a los dieciocho años? (Su respuesta entonces me había hecho poner los ojos a la Derecha)

imagebam.com

Ella no descubrió hasta que mis ojos estaban en su cuarto de baño de gran tamaño. Me quedé en el mostrador largo, cubierto en toda la parafernalia de un salón de belleza, y empezó a sentir mi noche de insomnio.

“¿Es esto realmente necesario? Voy a ver claro a su lado sin importar lo que pase.”

Ella me empujó hacia abajo en una silla rosa de bajo. “Nadie se atreverá a llamarte simple cuando estoy contigo.”

“Nos gustaría hablar con usted”, dijo Edward, tan sereno. – “Tenemos una buena noticia”

Alice me hizo un soporte de manera que podría aliviar el vestido por encima de mi pelo y maquillaje. Mis rodillas temblaban tanto mal como ella siempre llevaba la larga fila de botones de perlas por mi espalda que el raso se estremecía en ondas poco hasta el suelo.

“Respira hondo, Bella,” dijo Alice. Y tratar de bajar su ritmo cardíaco. Vas a tener sudor de nuevo en tu cara”.

imagebam.com

imagebam.com

Tan pronto como mis pies estaban más allá de las escaleras peligrosas, que lo estaba buscando.Por un breve segundo, estaba distraída por la profusión de flores blancas que colgaban en guirnaldas de todo en la sala, que no estaba vivo, goteando con largas filas de cintas de gasa blanca. Pero me arrancó los ojos de la copa Bowery y buscado a través de las filas de sillas cubiertas de satén-rubor-más profundamente que tomé en la multitud y sus caras todos centrados en mí, hasta que lo encontré, por fin, de pie ante un arco rebosante de más flores, más tenue.

imagebam.com
No me di cuenta que estaba llorando hasta que llegó el momento de decir las palabras vinculantes.

“Yo,” me las arreglé para ahogar en un susurro casi ininteligible, el parpadeo de mis ojos claros para que yo pudiera ver su rostro.

Cuando fue su turno de hablar, las palabras sonaron claras y victoriosas.

“Yo “, prometió.

imagebam.com

Nuestros votos fueron las palabras simples, tradicionales que se había hablado de un millón de veces, aunque nunca por una pareja bien como nosotros. Habíamos pedido el Sr. Weber hacer sólo un pequeño cambio. Él amablemente comercializan la línea “hasta que la muerte nos separe” para el más adecuado “, siempre y cuando la muerte nos separe.”

El Sr. Weber nos declaró marido y mujer, y luego las manos de Edward llegó hasta la cuna de mi cara, con cuidado, como si fuera tan delicado como los pétalos blancos balanceándose por encima de nuestras cabezas. Traté de comprender, a través de la película de lágrimas cegadoras en mí, el hecho surrealista de que esta persona increíble era mío. Sus ojos de oro parecía como si hubieran tenido lágrimas, también, si tal cosa no era imposible. Inclinó la cabeza hacia la mía, y yo se extendía hasta en las puntas de mis dedos de los pies, tirando mis brazos-ramo y todo alrededor de su cuello.

imagebam.com

Me besó con ternura, con adoración, me olvidé de la multitud, el lugar, el tiempo, la razón … sólo recuerdaba que me amaba, que me quería, que yo era de él.

Todas las tradiciones estándar se mantuvieron. Estaba cegado por los flashes como el cuchillo en un espectacular pastel demasiado grande, pensé, para nuestro grupo relativamente íntimo de amigos y familiares. Nos turnábamos para empujar el pastel en la cara del otro; Edward tragó su parte valientemente mientras miraba con incredulidad.

imagebam.com

Emmett y Jasper aullaban de risa en mi rubor, mientras que Edward me quitaba liga , que calce abajo casi a mi tobillo-muy cuidadosamente con los dientes. Con un guiño rápido a mí, lo tiro recto a la cara de Mike Newton.

imagebam.com

imagebam.com

Él no se detuvo hasta llegar al lado oscuro de uno de los grandes cedros. Entonces Edward miró directamente a la más negra sombra.

“Gracias,” dijo Edward a la oscuridad. “Esto es muy amable de su parte ….”

“Amable es mi segundo nombre,” una voz familiar ronca un ¬ contestadas de la noche negra.”¿Puedo cortar en?”

Mi mano voló hasta mi garganta, y si Edward no me había estado sosteniendo que se han derrumbado.

“Jacob!” Me atraganté tan pronto como pude respirar. “Jacob!”

“Hola, Bells”.

Tropecé hacia el sonido de su voz. Edward agarrandome bajo mi codo hasta que otra serie de fuertes manos me sorprendió en la oscuridad. El calor de la piel de Jacob quemaba a la derecha a través del vestido de raso delgada como él me tiró cerca. Él no hizo ningún esfuerzo para bailar, sino que simplemente me abrazó mientras yo hundí mi cara en su pecho. Se inclinó para presionar su mejilla en la parte superior de mi cabeza.

“Ahora todo el mundo que el amor está aquí.”

Sentí sus labios cepillar mi pelo. “Siento llegar tarde, cariño.”

imagebam.com

Traté de tragar el nudo en la garganta, pero yo no podía forzar a la baja.

Jacob me miró y frunció el ceño. Se limpió los dedos en la mejilla, la captura de las lágrimas allí.

“No se supone que debes llorar, Bella.”

“Todo el mundo llora en las bodas,” le dije con voz ronca.

“Esto es lo que quieres, ¿verdad?”

“Bien”.

“Entonces la sonrisa.”

He intentado. Se rió de mi gesto.

imagebam.com

Recordé que debía respirar, y entonces me dirigí a la maleta gigante que Edward había abierto en la parte superior del tocador. Debía ser mía, porque la familiar bolsa con mis cosas de tocador estaba encima, y había muchas prendas rosadas, pero no reconocí una sola pieza. Mientras buscaba a través de las pilas de ropa – con la mente en algo familiar y cómodo, un par de viejos pants tal vez – llamó mi atención que había una abrumadora cantidad de encaje y satín en mis manos. Lencería. Una lencería muy lenceri-osa, con etiquetas francesas.

No sabía cómo o cuando, pero algún día Alice pagaría por esto.

imagebam.com

Mi respiración comenzó a acelerarse de nuevo y mis manos temblaron – gracias al efecto calmante del baño. Comencé a sentirme mareada, aparentemente un ataque de pánico venía en camino. Me senté en el piso frio, envuelta en mi toalla y puse la cabeza entre las rodillas. Recé porque él no decidiera venir a checar antes de que pudiera calmarme. Podía imaginar lo que pensaría si me veía desmoronarme de esta forma. No sería difícil para el convencerse a sí mismo que cometíamos un error.

imagebam.com

“No tengas miedo” murmuré. “Nos pertenecemos”

Fui repentinamente abrumada por la verdad de mis propias palabras. Este momento era tan perfecto, tan correcto, no había duda de ello.

Sus brazos me envolvieron, reteniéndome contra él, verano e invierno. Sentía como cada nervio de mi cuerpo era un cable vivo.

“Para siempre” coincidió, y entonces nos hundimos gentilmente en la profundidad del agua.

imagebam.com

imagebam.com

imagebam.com

imagebam.com

El sol, caliente sobre la desnudez de mi espalda, me despertó por la mañana. Muy tarde en la mañana, quizá era tarde, no estaba segura.

Todo, sin tomar en cuenta la hora, estaba claro; sabía perfectamente donde estaba – el cuarto brillante con la super cama blanca, con los brillantes rayos del sol atravesando las puertas abiertas. La red sobre la cama suavizando el resplandor.

imagebam.com

Abrí los ojos; la primera cosa que vi fue su pálida y casi plateada piel de la garganta, el arco de su mentón sobre mi cara. Su mandíbula estaba tensa. Me recargué sobre un codo para poder verlo de cerca. Él estaba viendo hacia el dosel de la cama y mientras no volteaba a verme, estudié su postura. Su expresión fue un shock – envió dolores físicos a través de mi cuerpo.

“Edward” le dije, un sonido extraño salió de mi garganta. “Qué es esto? Que pasa?”

“Tienes que preguntarlo?” Su voz era dura, cínica.

imagebam.com

Mi primer instinto, el producto de una vida llena de inseguridades, fue preguntarme que había hecho mal. Pensé en todo lo que había pasado, pero no pude encontrar un solo momento amargo. Todo había sido más fácil de lo que esperaba; encajábamos perfecto, como un rompecabezas hecho para eso. Esto me había dado una satisfacción en secreto – éramos compatibles físicamente, así como lo éramos en lo demás. Fuego y Hielo, existiendo de alguna forma, sin destruirse entre sí. Una prueba más de que yo le pertenecía.

No podía pensar en nada que lo hubiera puesto así – tan frío y severo. De qué me había perdido?

Su dedo suavizó las líneas de preocupación en mi frente.

“En qué piensas?” susurró

“Estás molesto. No lo entiendo. Acaso hice…?” no pude terminar.

Sus ojos se ajustaron un poco. “Qué tan lastimada estás, Bella? Dime la verdad – no trates de minimizarlo.”

“Lastimada?” repetí; mi voz se oyó más fuerte de lo normal porque me tomó por sorpresa.

Levantó una ceja, sus labios pegados formando una pequeña línea.

Hice un chequeo rápido, estiré mi cuerpo, tensando y flexionando mis músculos. Sentí un poco de dolor, hinchazón, también, era verdad, pero básicamente tenía la sensación de que mis huesos se habían desprendido de mis articulaciones y que me había convertido en gelatina. Pero no era una sensación desagradable.

imagebam.com

Mis ojos no se levantaron. “Sé que no es lo mismo. No eres humano. Solo trataba de explicarte que, para un humano, bueno, no puedo imaginar que la vida pueda dar algo mejor que esto”

Se quedó callado por un largo rato, hasta que finalmente, tuve que verlo. Su cara se había suavizado, pensativo.

“Parece que tengo muchas cosas de las cuales disculparme” Hundió el entrecejo. “Nunca creí que pensarías que todo esto que siento significa que anoche no fue… bueno, la mejor noche de mi existencia. Pero no quería pensarlo así, no cuando tu fuiste…”

imagebam.com

Examiné su cara con desconfianza, y él me correspondió con una sonrisa serena.

“Lo que sea que me haga feliz?”

Mi estómago rugió al mismo tiempo de preguntar.

“Tienes hambre” dijo rápidamente. Se salió agilmented e la cama, dejando un camino de plumas a su paso. Lo que me recordó.

“Entonces, por qué exactamente decidiste destruir las almohadas de Esme?” Pregunté, sentándome y sacudiendo plumas de mi cabello.

El ya tenía puestos un par de pantalones kaki, y estaba parado en la puerta, acomodando su cabello, quitando las plumas.

Edward estaba parando frente a la estufa de acero inoxidable, cocinando un omelet bajo la fina luz azulada del lugar. El olor a comida me invadió. Me creí capaz de comerme todo el plato e incluso el sartén; mi estómago reclamó……

“Aquí está” me dijo. Se dio la vuelta con una sonrisa en su cara y colocó el plato en una pequeña mesa.

Me senté en una de las sillas de metal, oliendo los huevos calientes. Quemaron mi gargante, pero no me importó.

Se sentó frente a mí. “No te estoy alimentando bien”

imagebam.com

imagebam.com

Mi entretenimiento se convirtió en la prioridad número uno en Isla Esme.

Hicimos snorkel (bueno, yo hice snorkel, mientras él alardeaba de su capacidad de aguantar sin oxígeno indefinidamente), exploramos la pequeña jungla que rodeaba el pico de roca. Visitamos a los loros que habitaban en la pajarera que había en la zona sur de la isla, vimos la puesta de sol en la cala pedregosa que había al oeste, nadamos con los delfines que jugaban en las cálidas y poco profundas aguas. O al menos yo lo hice: cuando Edward estaba en el agua, los delfines desparecían como si hubiese un tiburón cerca.

imagebam.com

Los moratones estaban mucho mejor, poniéndose amarillos en algunas zonas, y desapareciendo completamente en otras, así que esa noche elegí una de las piezas más aterradoras y me la puse en el baño. Era negro, de encaje, y daba vergüenza mirarlo incluso cuando no lo llevabas puesto. Tuve cuidado de no mirarme en el espejo antes de volver a la habitación. No quería perder los nervios.Tuve la satisfacción de ver cómo los ojos casi se le salían de las cuencas, justo un segundo antes de que consiguiera controlar su expresión.

imagebam.com

imagebam.com

–Todo está bien, amor, estás a salvo. Estoy aquí –me acunó adelante y atrás, demasiado rápido para que consiguiera calmarme – ¿Has tenido otra pesadilla? No era real, no era real.

–No era una pesadilla –sacudí la cabeza frotándome los ojos con el dorso de la mano –Era un buen sueño –mi voz se quebró de nuevo.

–Entonces ¿por qué lloras? –preguntó, desconcertado.

–Porque he despertado. –gemí, rodeando su cuello con mis brazos, y sollozando contra su garganta.

imagebam.com

imagebam.com

No podría decir si las lágrimas que hacían temblar mi voz le conmovieron, si fue que no estaba preparado para manejar mi repentino ataque, o si su necesidad era tan insoportable como la mía en aquel momento.

Pero cualquiera que fuera la razón, el caso es que acercó sus labios a los míos, rindiéndose con un gruñido.

–Parece ser que no eres nada observadora cuando tu atención está puesta en otras cosas.

–Estaba un poco absorta –admití, sonrojándome.

Tocó mi ardiente mejilla y suspiró.

–Voy a echar de menos esto, mucho.

imagebam.com

Me aburrí con las noticias y me giré para besarle. Como aquella mañana, un agudo dolor golpeó mi estómago cuando me moví. Me separé corriendo de él con mi mano tapando la boca. Sabía que no podría llegar al baño esta vez así que fui corriendo al fregadero de la cocina.

Él me sujetó el pelo otra vez.

imagebam.com

Retorcí mi torso y sucesivamente, examiné desde cada ángulo, como si eso pudiese hacer desaparecer precisamente la correcta pista. Yo pasé mis dedos sobre el suave bulto, sorprendida por la roca dura que sentía debajo de mi piel.

“Imposible” repetí porque, bulto o no bulto, periodo o no periodo (y no es que definitivamente no fuese a haber periodo aunque yo no me había retrasado ni una sola vez en mi vida), no había manera de que estuviese embarazada. La única persona con la que yo había tenido sexo era con un vampiro, podía asegurarlo.

imagebam.com

Reconocí el numero y pude fácilmente adivinar porque estaba llamando.

“Hola, Alice” dije. Mi voz no era mucho mejor que antes. Me aclaré la garganta.

“¿Bella? ¿Bella, estás bien?”

“Sí. Um. ¿Está ahí Carlisle?”

“Está. ¿Cuál es el problema?”

“No estoy… un uno por ciento…segura”

“¿Está Edward también bien? Preguntó cautelosa. Ella dijo el nombre de Carlisle y entonces insistió.

“¿Por qué no coge el teléfono?” dijo antes de que respondiese a la primera pregunta.

imagebam.com

Busque el numero que quería, uno al que nunca antes había llamado en mi vida. Presione el botón “enviar” y cruce mis dedos.

- Hola? – su voz sonó como campanas de viento al atender.

- Rosalie? – susurré – Soy Bella. Por favor. Tienes que ayudarme

imagebam.com

imagebam.com

El cuerpo de Bella estaba hinchado, su torso como un balón saliendo de forma extraña, enferma. Su estómago se tensaba contra el suéter gris que era demasiado grande para sus hombros y brazos. El resto de su cuerpo parecía más delgado, como si la bola enorme en su estómago hubiera chupado el resto de ella. Tomó un segundo darme cuenta que parte de su cuerpo estaba deformada – y no lo entendí hasta que ella colocó los brazos sobre su hinchado estómago, uno encima de otro. Como si estuviera acunándolo.

imagebam.com

imagebam.com

Bella levantó el vaso en la cara y olió al final de la paja. Ella se estremeció, y luego hizo una mueca.

“Tapa tu nariz”, sugirió Rosalie.

“No, eso no es todo. Es sólo que” Bella respiró profundo. “Huele bien”, admitió en un hilo de voz.

Bella empujó la paja entre los labios, cerró los ojos y arrugó la nariz. Yo podía oír la sangre derramándose alrededor de la copa de nuevo, como su mano temblaba. Ella dio un sorbo por un segundo, y luego se quejó en voz baja con los ojos todavía cerrados.

Tragué saliva, luchando por mantener el disgusto de mi cara.

imagebam.com

Edward estaba escuchando , con la cabeza inclinada hacia el bulto.

“¿Qué está pensando ahora?” -preguntó con ansiedad.

“Es … él o ella, es …” Hizo una pausa y miró a los ojos. Sus ojos se llenaron de un temor similar-sólo fue más cuidadoso. “Él está feliz,” dijo Edward con voz incrédula.

Edward estaba mirando hacia el espacio, con el rostro blanco , como escuchaba.

“¿Qué?” Bella le preguntó, con el rostro resplandeciente sólo de distancia. “¿Qué está pensando ahora?”

Al principio no respondió, y luego impactante, todo el resto de nosotros de nuevo, tres suspiros distintos y separados-él puso su oído tiernamente contra su vientre.

“Él te ama”, Edward susurró, sonando aturdido. “Él absolutamente te adora.”

Su estómago era su propio continente. “Un día más”, dijo, y dio unas palmaditas en el estómago. No pude evitar el dolor que disparó a través de mí en un estallido repentino, punzante, pero traté de mantener mi cara. Yo podía ocultar por un día más,¿verdad?

imagebam.com

Medio segundo más tarde, Bella gritaba.

No era solo un grito, era un chillido sangriento de agonía. El horrirífico sonido se cortó con un gorjeo, y sus ojos se dieron vuelta en su cabeza. Su cuerpo se doblaba y se arqueaba en los brazos de Rosalie, y entonces Bella vomitó una fuente de sangre.

imagebam.com

Y luego una diminuta, inconsecuente cosa habia salido mal.

Vi en el momento que mi taza se inclinaba, sangre oscura derramarse y manchar el blanco perfecto, y me tambaleé reflejadamente hacia el accidente. Había visto las otras, las manos rápidas, pero cuerpo continuaba estirándose, alcanzándolo…

Dentro de mí, algo me jaló en dirección contraria.

Rasgando. Quebrando. Agonía.

imagebam.com

“¡La placenta debió haberse separado!”

Algo más puntiagudo que un cuchillo se desgarró a través de mi- las palabras, tenían sentido a pesar de las torturas. Placenta separada- yo sabía lo que significaba. Significaba que mi bebé estaba muriendo dentro de mí.

“¡Sácalo!” le grité a Edward. ¿Por qué no lo había hecho todavía? “¡no puede respirar! ¡Hazlo ahora!”

“La morfina-“

imagebam.com

¡¿Quería que esperara? ¿Quería darme analgésicos mientras nuestro bebé moría?!

“¡No! Ahora-,” me asfixiaba, incapaz de terminar.

Puntos negros cubrieron la luz en el cuarto, cuando una punzada fría de nuevo dolor apuñaló glacialmente en mi estómago. Se sintió feo- automáticamente luché por proteger mi vientre, mi bebé, mi pequeño Edward Jacob, pero estaba débil. Mis pulmones me dolían, el oxígeno me quemaba.

imagebam.com

imagebam.com

Y luego, Rosalie perdió la concentración. Vi como la expresión en su cara cambio dramáticamente, sus labios se retiraron de sus dientes y sus ojos negros brillaron de sed.

“No, ¡Rose!” rugió Edward, pero sus manos estaban atrapadas, tratando de apoyar a Bella verticalmente para que pudiera respirar.

“¡Quédate conmigo ahora, Bella! ¿Me escuchas? ¡Quédate! ¡No me vas a dejar! ¡Mantén tu corazón latiendo!”

¿Jacob? Jacob, todavía aquí, todavía tratando de salvarme.

Por supuesto, quería decirle. Por supuesto que mantendría mi corazón latiendo. ¿No se los había prometido a los dos?

imagebam.com

No había pasado menos de medio segundo cuando mis manos ya estaban en su pecho, haciendo compresiones, contando en mi cabeza, tratando de mantener el ritmo. Uno. Dos. Tres. Cuatro.

Alejándome un momento, sople todo lo que pude dentro de su boca.

No podía ver nada. Mis ojos se empaparon y todo se volvió borroso. Pero estaba más que atento a cada sonido dentro del cuarto. El involuntario ‘glug-glug’ de su corazón debajo de mis manos, el palpitar del mío propio, y otro —un latido extremadamente rápido, muy ligero. No le podía dar lugar a eso.

imagebam.com

Edward susurro, “Renesmee.”

Bella había estado equivocada. No era el niño que se había imaginado. No era mucha sorpresa. ¿En que se había equivocado?

“Déjame…,” dijo en un susurro. “Dámela.”

Supuse que debería de saber que él siempre le daba lo que ella quería, no importaba que tan estúpida fuera su petición. Pero no soñé que el le haría caso ahora. Así que no pensé en detenerlo.

imagebam.com

Halze la vista hacia los blancos ojos de Bella, seguía bombeando su corazón. Edward tenía una jeringa en su mano —toda plateada, como si estuviera hecha de acero.

“¿Qué es eso?”

Su mano de piedra movió la mía fuera del camino. Hubo un pequeño crujido mientras rompía mi dedo meñique. En el mismo segundo, empujo la aguja justo en su pecho.

“Mi veneno,” contesto mientras la empujaba mas a fondo.

imagebam.com

Sople mas aire dentro de su boca, pero no había nada ahí. Solo el pecho que se movía, sin vida. Seguí bombeando su corazón, contando, mientras el trabajaba maniáticamente sobre ella, tratando de juntarla de nuevo. Todos los caballos del Rey y todos los hombres del Rey…

Pero no había nada, solo yo, solo el.

Trabajando sobre un cadáver.

Por que era lo único que nos quedaba de la chica que ambos habíamos amado. Ese roto, desangrado y destrozado cadáver. No podíamos unirla.

Supe que era demasiado tarde. Supe que estaba muerta. Lo supe con certeza porque su pulso se había ido. No sentí ninguna razón por la que debería de estar al lado de ella. Ella no estaba ahí. Ese cuerpo no me atraía más. El sentimiento de estar junto de ella se había desvanecido.

imagebam.com

El asesino poso su mirada en mi, su mirada mas concentrada que cualquier recién nacido.

Tiernos ojos cafés, como leche con chocolate —el color exacto de los ojos que había tenido Bella.

Mis temblores pararon; el calor me inundo, más fuerte que antes, pero era una nueva forma de calor —no una que me quemaba.

imagebam.com

Era una entusiasta.

Todo dentro de mi se deshizo mientras observaba a la cara del mitad-vampiro, mitad-humano bebé. Todas las líneas que me mantenían con vida fueron divididas en cortes rápidos, como si fueran amarrados a un montón de globos. Todo lo que me hizo como era en ese momento —mi amor hacia la chica que estaba arriba muerta, mi amor por mi padre, el odio hacia mis enemigos, mi casa, mi nombre, yo mismo— desapareció por un segundo— spin, spin, spin— y flotaron en el espacio.

Una nueva fuerza me mantuvo justo donde estaba.

No una sola fuerza, sino millones. Eran más bien cables de acero. Millones de cables de acero atándome a una sola cosa —al mismo centro del universo.

Lo podía ver ahora —como el universo giraba alrededor de ese punto. Nunca había visto la simetría del universo antes, ahora todo estaba claro.

La gravedad del aire no me sostenía más al lugar al que estaba parado.

Era la pequeña bebe en los brazos de la vampira rubia lo que me mantenían aquí ahora.

Renesmee.

imagebam.com

El fuego ardió más y yo quería gritar. Rogar porque alguien me matara ahora, antes que vivir un segundo más en este dolor. Pero no podía mover mis labios. El peso seguía allí, aplastándome.

Me di cuenta que la oscuridad no era lo que me mantenía abajo; era mi cuerpo. Tan pesado. Enterrándome en las llamas que ahora salía de mi corazón, extendiéndose con un dolor casi imposible a través de mis hombros y estómago, subiendo por mi garganta, lamiéndome en la cara.

¿Por qué no me podía mover? ¿Por qué no podía grita? Esto no era parte de las historias.

Mi mente estaba insoportablemente clara-cortada por el dolor tan feroz-vi la respuesta tan rápido como formulaba las preguntas.

La morfina.

imagebam.com

No me di cuenta de que alguien estaba tomando mi mano hasta que la apretaron ligeramente. Al igual que antes tenía que ocultar el dolor, mi cuerpo esta bloqueado de nuevo por la sorpresa. No fue el toque yo esperaba. La piel era perfectamente lisa, pero tenía la temperatura equivocada. No estaba fría.

Mi familia vampiro esperó con cautela contra la pared lejos de la puerta, Emmett y Jasper en la parte delantera.

Por un momento me encontré agachada de manera defensiva contra la pared – cerca de un

décima de segundo más tarde – ya había entendido lo que había comenzado en mí, y que mi reacción había sido exagerada.

imagebam.com

Su toque parecía barrer debajo de la superficie de mi piel, a través de los huesos de mi cara. El sentimiento era eléctrico – traquetea a través de mis huesos, mi columna vertebral, y temblaba en mi estómago.

Tomó mi rostro entre sus manos y acercó su rostro hacia el mio – suficiente lento para me recordarme a tener cuidado.

Me besó, suave como un susurro en un primer momento, y luego de repente fuerte y feroz. Intente recordar a ser amable con él, pero fue un arduo trabajo recordarlo en la arremetida sensación, difícil aferrarse a cualquier pensamiento coherente.

imagebam.com

“Quiero verla. Renesmee”.

Fue extrañamente difícil decir su nombre .Mi hija, estas palabras fueron aún más difícil de pensar. Todo parecía tan lejano. Traté de recordar cómo me había sentido tres días atrás, y automáticamente, mis manos se soltaron de Edward y fueron hacia mi estómago.

Llano. Vacío. Me abrigué en la pálida de seda que cubría mi piel, pánico de nuevo, mientras que una parte insignificante de mi mente señaló que Alice debía haberme vestido.

Sabía que no quedaba nada dentro de mí, y yo ligeramente recordé la sangrienta escena, pero la prueba física seguía siendo un proceso difícil. Lo único que sabía era que la amaba dentro de mí. Fuera de mí, ella parecía algo que yo

debía haber imaginado. Un desvanecido sueño – un sueño que había sido mitad pesadilla.

imagebam.com

Mi primera reacción fue un placer irreflexivo. La criatura en el era indiscutiblemente bella, tan hermoso como Alice o Esme. Ella era fluida incluso en quietud, y su impecable rostro pálido como la luna contra el marco de su

oscura cuna, cabello pesado. Sus extremidades eran lisas y fuertes, piel sutilmente brillante, luminosa como una perla.

Mi segunda reacción fue de horror.

¿Quién era ella? A primera vista, no pude encontrar mi cara en cualquier lugar del suave, perfecto plano de sus características.¡Y sus ojos! A pesar de que sabía que esperar de ellos, sus ojos todavía enviaron una emoción de terror a través de mí.

imagebam.com

Y luego me quité los zapatos de plata satinada uno por uno y los enganché para tirarlos por la ventana abierta. Un poco fuerte, quizá, pero escuché a alguien agarrarlos antes que dañara el revestimiento de la madera.

Alice se quejó, “Su sentido de la moda no ha mejorado nada como su equilibrio.”

imagebam.com

“¿Vamos a nadar?” le pregunté cuando paramos al costado del agua.

“¿Y arruinar tu lindo vestido? No. Vamos a saltar.”

Apreté mis labios, considerándolo. El río era como cincuenta yardas de ancho.

“Tú primero,” dije.

Acarició mi mejilla, dio dos pasos atrás rápidamente y luego volvió corriendo esos mismo dos pasos, empujándose de una piedra llana encajada firmemente el la orilla del río. Estudié sus rápidos movimientos formaba un arco encima del agua, finalmente dando un salto mortal desapareció entre los gruesos árboles al lado del río.

imagebam.com

imagebam.com

“Fanfarrón”, musité y escuché su risa invisible.


Libre por mi falda, me tomó sólo un salto largo para alcanzar el borde el agua. Sólo ochenta y cuatro milésimas de segundo, y eso todavía era bastante tiempo – mis ojos y mi mente se movieron tan rápido que un solo paso fue suficiente. Fue simple posicionar mi pie derecho contra la piedra lisa y ejercer la presión adecuada para que mi cuerpo no se vaya volando por el aire. Estaba prestando más atención en dirigir esa fuerza que me equivoqué en la cantidad de poder necesario – pero al menos no me equivoqué el la parte donde me habría mojado. La anchura de cincuenta yardas era una distancia ligeramente fácil.

Fue una cosa extraña, vertiginosa, electrizante, pero pequeña. Tuvo que pasar un segundo entero, y ya había cruzado.

imagebam.com

El olor me llenó por completo. Estaba con la mente en una sola cosa, preocupada sólo por el olor que tenía que acabar. La sed empeoró, tan dolorosa ahora que confundió todos mis pensamientos y empecé a recordar el ardor del veneno en mis venas.

La única cosa que tenía opción de penetrar mi concentración, un instinto más poderoso, más básico de lo que necesitaba para apagar el fuego – era el instinto de protegerme del peligro. Auto preservación.

De repente estuve alerta por el hecho que había estado siguiendo. El pulso del irresistible olor luchó el impulso de detenerme y defender mi presa. Una burbuja de sonido salió de mi pecho, mis labios se retiraron de su propio acuerdo de exponer mis dientes en alerta. Mi pie bajó su marcha, la necesidad de proteger mi lucha contra el deseo de saciar mi sed.

Y luego pude oír mi victoria de perseguidor, y defensa ganada. Cuando giré, el creciente sonido raspó mi garganta.

El gruñido salvaje que salió de mi boca, fue tan inesperado que me paralizó. Me perturbó y me ayudó a limpiar mi cabeza por un segundo – la sed – la neblina retrocedió, aunque la sed quemara todavía.

imagebam.com

La vegetación se dispersaba mientras íbamos costa arriba; el olor a campo y resina se hacía más fuerte, mientras seguía el camino que me había trazado – era un olor cálido, más cortante que el del alce y más atractivo. Unos segundos más y pude oír paso amortiguado del inmenso pie, más ligero que el crujir de unos cascos. El sonido crecía – más en las ramas que en el suelo. Automáticamente entré como una flecha entre las ramas, ganando una posición estratégica, a mitad de camino de un abeto de plata alto.

El sonido de las patas ahora estaba debajo de mí; el fuerte olor estaba muy cerca. Mis ojos señalaban cada movimiento con el sonido, y vi el gran gato escabulléndose a lo largo de una amplia rama de pincea, abajo y a la izquierda de la mía. Era grande – fácil cuatro veces yo. Sus ojos estaban absortos debajo de él; el gato estaba cazando también. Capté el olor de algo más pequeño, suave a lado del aroma de mi presa, agachado bajo el árbol. La cola del león tiró espasmódicamente cuando se dispuso a saltar.

Con una luz enlazada, salté y aterricé en la rama del león. Él sintió que la madera tembló y giró, gruñendo desafiante. Cortó el espacio entre nosotros, sus ojos brillaban de furia. Medio loca con la sed, ignoré los colmillos expuestos y las garras y me lancé hacia él, cayendo los dos al suelo forestal.

imagebam.com

No fue tanto una pelea.

Sus garras filudas fueron como suaves dedos al momento que tocó mi piel. Sus dientes no encontraron nada que arrancar en mis hombros y en mi garganta. Su peso no era nada. Mis dientes infaliblemente buscaron su garganta, y su instintiva resistencia era lastimosamente débil a comparación de mi fuerza. Mis mandíbulas se cerraron fácilmente en el punto preciso donde se concentraba el flujo del calor.

Fue como morder mantequilla. Mis dientes eran como navajas de acero; cortaron la piel y la grasa como si no estuvieran ahí.

El sabor no era el correcto, pero la sangre era caliente y húmeda y esto calmó la desigualdad, la sed picante cuando bebí con prisa impaciente. Los esfuerzos del gato por liberarse fueron cada vez más débiles y sus gritos se ahogaron con un gorjeo. La calentura de la sangre irradió por todo mi cuerpo, quemando la punta de mis dedos y pies.

imagebam.com

Edward estiró su mano hacia mí. La tomé, y sentí su piel más caliente que antes. su mejilla estaba débilmente sonrojada, las sombras bajo sus ojos se habían borrado.

Era incapaz de acariciar su rostro otra vez. Y otra vez.

Olvidé a medias que esperaba una respuesta a mi petición mientras miraba fijamente a sus dorados ojos.

Fue casi tan difícil como había sido huir del olor de la sangre humana, pero de alguna manera tuve la necesidad en mi cabeza de ser cuidadosa, cuando estiré en la punta de mis dedos y enrosqué mis brazos a su alrededor. Gentilmente.

Él no vacilaba en sus movimientos; sus brazos rodearon mi cintura y me estrechó contra su cuerpo. Sus labios aplastaron los míos, pero se sintieron suaves. Mis labios ya no se amoldaron a los suyos; ahora ya tenían su propio lugar.

Como antes, fue como su el toque de su piel, de sus labios, de sus manos, penetraban directamente a través de mi lisa, y dura piel hasta mis nuevos huesos. Directamente al centro de mi cuerpo. No podía imaginar amarlo más de lo que lo hacía ahora.

Mi antigua mente no hubiera sido capaz de aguantar tanto de su amor. Mi antiguo corazón no hubiera sido lo suficientemente fuerte como para soportarlo.

imagebam.com

Recordé partes de esto – enroscando mis dedos en su cabello, trazando líneas en su pecho – pero otras partes eran tan nuevas. Él era algo nuevo. Era una experiencia totalmente diferente, Edward besándome tan intrépidamente, tan energéticamente. Respondí a su intensidad, y de repente nos estábamos cayendo.

“Oops,” dije, y se rió debajo de mí. “No fue mi intensión irme encima de esa manera. ¿Estás bien?”

Edward acarició mi rostro. “Ligeramente mejor que bien” y luego una expresión perpleja cruzó su rostro. “¿Renesmeé?” preguntó inciertamente, tratando de averiguar lo que yo quería más en ese momento. Una pregunta muy difícil de responder, porque quería tantas cosas al mismo tiempo.

Podía decir que él no estaba exactamente contrariado a aplazar nuestro retorno, y fue difícil pensar con su piel rozando la mía – no había mucho que quedara del vestido. Pero mi recuerdo de Renesmeé, antes y después de su nacimiento, se volvía más y más como un sueño para mí. Más probable. Todos los recuerdos que tenía de ella eran recuerdos humanos; un aura artificial los envolvía. Nada se veía real con estos ojos, nada se sentía real con estas manos.

Cada minuto, la realidad de aquella pequeña extraña se alejaba.

“Renesmeé,” asentí, perezosamente, y me puse sobre mis pies, levantándolo conmigo.

Puedes visitar la página de Anastasia aquí

Segunda parte.

imagebam.com

“Con cuidado, Jacob,” dijo Edward. Una maraña de la selva se hizo eco de la preocupación en su voz. ”Tal vez esta no es la mejor manera”

“¿Crees que sería mejor dejarla cerca del bebé?” Interrumpió Jacob. ”Es más seguro para ver cómo Bella reacciona conmigo. me Curo de manera rapida”.

Se puso tan cerca que pude sentir el calor de su cuerpo en el aire entre nosotros. Mi garganta quemada como respuesta.

imagebam.com

“Vamos! Haz lo que quieras”

Me esperaban en una línea de sonrisas, que era a la vez acogedora y defensiva. Rosalie dio varios pasos atrás al resto de ellos, cerca de la puerta principal. Ella estaba sola hasta que Jacob se unió a ella y luego se puso delante de ella, más cerca de lo normal.
Alguien muy pequeño se inclinaba hacia adelante de los brazos de Rosalie, mirando alrededor de Jacob.

“Yo estaba a sólo dos días?” Jadeé, incrédula.
La desconocida-hija en los brazos de Rosalie parecia que le hubiesen pasado semanas, incluso meses, de edad. Fue tal vez el doble del tamaño del bebé en mi débil memoria, y ella parecía tener mas edad. Su cabello brillante y de color bronce cayó en rizos sobre sus hombros. Sus ojos color chocolate me examinó con un interés que no era nada infantil, sino como adulto, consciente e inteligente. Ella levantó una mano, llegando en mi dirección por un momento, y luego llegó de nuevo a tocar la garganta de Rosalie.

imagebam.com

Edward se coloco de nuevo a mi lado. Él puso sus manos suavemente sobre mis brazos y me instó a seguir.

“Ella ha estado esperando por casi tres días”, me dijo.
Renesmee gimió con entusiasmo y se estiró, sus pequeñas manos agarrando los puños una y otra vez.
Jacob dejó que sus largos brazos se extienden para que yo pudiera acunarla, pero no la dejó ir.
Renesmee parecía indiferente a los ojos sobresaltado. Ella sonreía ligeramente y tirando de un mechón de mi cabello.

imagebam.com

imagebam.com

imagebam.com

Me fulminó con la mirada ansiosa de Jacob con expresión medio enojado. Sus ojos estaban fijos en la cara de Renesmee.

¿Qué pudo haber sucedido durante mi mi transformación, tanto cambio en algo que odiaba, que lo hizo cambiar tanto de opinión?

Yo desconcertada sobre él, mirándo fijamente a mi hija. Mirándola como … como si fuera un hombre ciego viendo el sol por primera vez.
“¡No!” Jadeé.

Fuente

Nota personal: IMPRESIONANTE


Última edición por Bella Swan el Sáb 29 Ene 2011, 07:33, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.elleonylaoveja.com
lodis
1.25.- Una ocasión especial
avatar

Sexo : Femenino
Cantidad de envíos : 2473
Edad : 31
Localización : Entre nubes de lana
Fecha de inscripción : 11/02/2009

MensajeTema: Re: Breaking Dawn versionada en dibujos por Anastasia Mantihora (+18)   Mar 25 Ene 2011, 10:55

no está nada mal aunque dudo que algunas escenas sean tan claras en la peli... una lastima.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 
Breaking Dawn versionada en dibujos por Anastasia Mantihora (+18)
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» 29-ABRIL-5 Nuevas Revelaciones sobre "Breaking Dawn"
» 12 Mayo - Robert Pattinson revela nuevos secretos de Breaking Dawn
» 22 junio-*NUEVAS* Imagenes Promocionales de Breaking Dawn en su calendario 2012 Oficial
» 21 Agosto-Splash news: nuevas fotos de Breaking Dawn
» 20 Agosto-MSNBC: Secretos de Breaking Dawn

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
 :: VISIONES :: Varios-
Cambiar a: